¿ES BUENA IDEA EL PLAN DE AHORRO?




¿ES BUENA IDEA EL PLAN DE AHORRO?

Hace ya un par de años se comenzaron a notar los las violaciones a los derechos de los consumidores protagonizadas por los Grupos Empresarios de los Planes de Ahorro. Éstos han tocado techo como los “chicos malos” del ranking de demandados debido a los incansables abusos protagonizados en contra de los derechos de los consumidores.


Los planes de ahorro se pusieron en marcha allá entonces cuando las tasas bancarias para pedir préstamos prendarios eran demasiado altas (para las empresas que necesitaban inversión); así es como comenzó a competir fuerte la Administradora del Plan de Ahorro para convencer a los ahorristas de entregarles su dinero.


Hoy la gente se come el marketing; se volvió costumbre la adquisición de un auto vía Plan de Ahorro sin analizar verdaderamente la conveniencia de este método.


Primero diferenciemos los actores de esta novela:

1) los ahorristas (consumidores que suscriben un contrato de adhesión de Plan de Ahorro);

2) la Administradora del Plan de Ahorro o Sociedad Administradora (empresa conformada para administrar lo referido al contrato de adhesión: cobra las cuotas, compra los autos a la fábrica, sortea y/o adjudica los autos comprados, etc.);

3) la Terminal Automotriz (empresa que fabrica los vehículos para vender a la Sociedad Administradora a través de Planes de Ahorro o a las Concesionarias para compra directa).


Por eso, antes de hacer un análisis sobre la figura misma del Plan de Ahorro, me siento obligada a hacer un análisis económico previo recordando las clarificadoras enseñanzas de maestro Carlos Ghersi.


GANAN TODOS MENOS EL AHORRISTA:

En primer lugar, tenemos que tener claro que el sistema de ahorro previo permite a las empresas (fabricante, automotriz y sociedad administradora del plan de ahorro) inducir al consumidor a entregar sus ahorros por este sistema de autoplan sin costo para las empresas, y estas obtienen así un flujo de dinero de manera constante. Esto es útil justamente en épocas de crisis e inflación en las que no les es rentable tomar dinero de los bancos por su alto costo (interés real), por lo que el banco desaparece de la ecuación como intermediario de la financiación de inversión empresarial; su lugar ahora lo ocupa el ahorrista que entrega dinero a la empresa sin pedirle intereses a cambio.


Por lo tanto, las empresas obtienen fondos de inversión —¡nada menos! — sin costo financiero alguno. Es más, la Administradora no sólo no da nada a cambio del flujo de dinero sino que, encima, tiene tupé de cobrar una comisión (los famosos gastos administrativos) por hacerse del dinero del ahorrista. Acá el que no corre, vuela.


Pasando en limpio y para que vean la viveza criolla que el Plan de Ahorro significa:

-ANTES: el ahorrista llevaba su dinero al Banco, recibía un interés y el capital seguía siendo suyo y además poseía libre disponibilidad del mismo.

-AHORA: el ahorrista entrega su dinero al Plan de Ahorro, pierde la titularidad del capital, no tiene la libre disponibilidad, no recibe intereses y encima le cobran por administrarle el dinero.


EL MANDATO DE AHORRISTAS A ADMINISTRADORA – OTRO ABUSO:

Los ahorristas son mandantes y la Administradora del Plan es mandataria. ¿Qué significa esto? Este mandato oneroso (es decir rentado, ya que al mandatario se le pagan honorarios por esta labor de Administración del Plan) que los ahorristas le otorgamos a la Administradora es para que ésta los integre en un grupo de personas que desea adquirir el bien (un auto), le cobre las cuotas y con ésa plata (ya que actúa como Mandante de cada uno de los ahorristas del grupo) compre un par de autos (uno para sortear y otro para licitar por mes para luego adjudicárselos progresivamente a todos los ahorristas del grupo.


Hay muchos tipos de mandatos en el mundo, como por ejemplo el que un cliente le da a su abogado con el fin de que sean defendidos sus intereses, o el que una persona le da a un gestor de deudas para que arbitre los medios a fin de cobrarle a sus deudores, etc.


Como vemos, en la relación de mandato hay un vínculo de confianza (como la relación entre amigos o amores) ya que uno le confía al otro “X” cosa para que realice tal objetivo. Pero agravado porque además el mandante paga por la labor del mandatario, es decir ¡lo contrata!


La regla en general es que el mandatario (en el caso de Planes de Ahorro sería la Administradora del Plan) debe llevar los asuntos de sus mandantes (en el caso de Planes de Ahorro serían los asuntos de los ahorristas) con el mismo cuidado y diligencia que los asuntos propios.


Todo muy lindo la teoría, pero hasta aquí llegó el amor.

Para arrancar a hablar, en los Planes de Ahorro cuando se desarrolla ese tipo de “negocio” se lo hace pensando en un grupo de ahorristas que se agrupan y eligen un administrador a fin de que organice el grupo, cobre a todos, pelee precio y finalmente compre un par de unidades por mes para irlas adjudicando. Pero la realidad no es así, es un estanque de tiburones lleno de Administradoras esperando embretar a las indefensas mojarras ahorristas.


La realidad: La Terminal es una empresa que fabrica autos y que en vez de salir a venderlos como un panadero vende las medialunas, forma otra sociedad técnicamente distinta, pero que en realidad pertenece al mismo grupo económico que ella, para que sea la Administradora que organiza a los ahorristas, les cobra y le compra a ella misma los autos que fabrica. Con ello la venta está asegurada y olvídate de pelear precios de los autos, la Terminal pone el precio que se le antoja y la Administradora compra sin chistar ya que son en el fondo la misma empresa.


¿Cómo se pensó en ésta terrible conspiración? Primero, que esto ya lo había advertido de antemano el reconocido jurista Guillermo Peyrano ¡en el año 1987, es decir que hace 34 años que éstas empresas emprendieron este tipo de contrataciones.


Segundo, estas empresas —supuestamente distintas— se creen tan impunes que cuando tuvieron que armar esta pantomima no se dignaron a ponerse nombres distintos. Por ejemplo: la Terminal que fabrica autos FIAT se llama FCA S.A. y la Administradora de Planes de Ahorro de FIAT se llama FCA S.A. DE AHORRO PARA FINES DETERMINADOS; la Terminal que fabrica autos VOLKSWAGEN se llama VOLKSWAGEN S.A. y la Administradora de Planes de Ahorro de VOLKSWAGEN se llama VOLKSWAGEN S.A. DE AHORRO PARA FINES DETERMINADOS, etc.


Y por último, cuando vamos a revisar las acciones de estas Sociedades Anónimas que son las Administradoras de Planes, te desayunas que en un porcentaje son de la otra empresa: la Terminal automotriz que fabrica el automóvil justamente.


¿CONCLUSIÓN?

DEJANDO DE SER UNOS INGENUOS Y ANALIZANDO VERDADERAMENTE SI ES NEGOCIO EL PLAN DE AHORRO PARA EL CONSUMIDOR: PARECIERA SER QUE ÚNICAMENTE ES BUEN NEGOCIO PARA EL GRUPO EMPRESARIO AUTOMOTRIZ.


 
Pachi Tabera.
Abogada - Consejera Titular y Prosecretaria de la Comisión Directiva del Colegio de Abogados de Jujuy - Presidenta Fundadora de OCUJ (Organización de Consumidores y Usuarios de Jujuy - Ex Columnista de la Revista CHE.